sábado, 5 de enero de 2013

Aunque no exista mayor capricho que tu

Anda sobrevolando un mar de momentos que quiere pasar junto a ti, mira por la pequeña ventana semicircular, tierra y pequeña zonas verdes donde tumbarse a no hacer nada, como cualquier película, como si fuese cualquier paisaje aparentemente falso de la bella Toscana italiana. 
Cuenta con una chaleco salva-silencios incómodos y una mascarilla que la ayude a respirar cada vez que se te ocurre mirarla de esa manera (si, no intentes repetirla sólo con ella te sale). Produces más presión en ella que la que hay a vuestro alrededor, no desespera por las horas de vuelo que aun quedan para llegar, tampoco recuerda el título del documental que han pasado ya por tercera vez, sólo busca tus ojos y lee tus labios a cada comentario que haces, no pide a la azafata esa almohada tamaño folio pues si la dejas elegirá tu hombro, al cual desea encajarse como si fuese la última pieza de un puzzle inacabado. Recuerda, que mejor forma de irse a dormir que un beso en la frente y este atardecer desde el cielo, necesitar de más le parece un capricho.

(...)hazme ese favor, y guárdame el secreto.

Cada vez quedan menos días de vacaciones y no me esta gustando nada lo que corre el calendario, igualmente espero que paséis una feliz noche de reyes y mañana tengáis muchas cositas bajo el árbol!

1 comentario:

Eleanor Rigby dijo...

Hermosa entrada!!!! me recordó mucho a lo lindo que es estar en un avión. Tengo un viaje pronto, ojalá haya algún chico que capte mi atención, jajaja.
Te mando un abrazo grande y seguí escribiendo así porque tenés mucho talento :)
Pd: cambié la dirección del blog

therewillbesomelove.blogspot.com